jueves, 2 de enero de 2014

Artículo: Año nuevo, paradigma nuevo. El universo holográfico

Año nuevo, paradigma nuevo. El universo holográfico

Artículo



Si bien, el paradigma no es nuevo, ni mucho menos. El otro día, viendo un capítulo de la simpática serie de televisión The Big Bang Theory, tuve la oportunidad de ver a Leonard explicar a su novia Penny que el universo bien podría constituir un gigantesco holograna. Sí, un holograma. Y lo dijo un físico experimental, que aunque en el contexto de una comedia de ficción, supongo que los guionistas se habrían documentado antes de soltar semejante hipótesis. Merece la pena detenerse un momentito a ver el extracto donde Penny queda impresionada por la revelación de Leonard, pues es realmente conmovedora:


No es que la hipótesis me sorprendiera del todo, pues algo había leído y escuchado por ahí, como que el físico David Bohm (La totalidad y el orden implicado, 1980) expuso que la realidad objetiva "no existe", de tal modo que el universo sería algo así como un enorme holograma, y ello parece ser que debido a que las partículas subatómicas pueden comunicarse instantáneamente unas con otras independientemente de la distancia que las separan (Alain Aspect), y que esto solo es posible si entendemos el universo, quizás metafóricamente hablando, como un holograma, es decir, que la separación de aquellas partículas es una "ilusión", con lo que nos adentraríamos en el complejísimo pero apasionante mundillo de la Física Cuántica.

imagen obtenida en auladefilosofia.net
Las implicaciones de la teoría del universo holográfico, de confirmarse algún día, pues creo que actualmente solo debe ser eso, una teoría, con tantos seguidores como detractores, son gigantescas. Mis limitadísimos conocimientos de Física no me alcanzan para explicar aquí con detalle la complejidad del asunto, si es que existe tal asunto, pero súbitamente, al tener constancia del debate generado en torno a la posibilidad holográfica, me vino a la cabeza -y desde luego que no fui el primero ni seré el último- el mito de la caverna de Platón, recogido en el Libro VII de la República, y que en verdad es una alegoría y no un mito. Pues de ello trata este blog, de sugerir cosas, de establecer relaciones y vínculos entre las cosas aunque éstas sean lejanas entre sí, de mostrar que (como las teorías) toda va y vuelve, de que las diferencias culturales, espaciales e históricas (de los hombres y mujeres) muchas veces son "ilusorias" (como el planteamiento del paradigma holográfico), y que parece que llevan ahí siglos o milenios, inmutables  en su esencia pero renovadas en su superficie. Y si no, os invito a releer el famoso mito de la caverna, solo que en vez de leerlo lo vamos a ver en el siguiente vídeo. Sí, ya me hago cargo, también está Matrix o El show de Truman, pero Platón estaba antes que Neo o Truman, y es seguro que mucho antes de Platón al menos también la filosofía oriental llegó a conclusiones similares. Pero Platón da más juego, todos lo conocemos, y además encontré un vídeo muy chulo y cortito que quiero compartir seguidamente:


No reproduzco textualmente el mito de la caverna en este artículo, pues aunque es más bien corto, sencillo de leer y tremendamente recomendable, se puede obtener casi que en cualquier parte, como aquí: Mito de la caverna

¿Cuál es entonces la extraña relación entre el paradigma del universo holográfico y el mito de la caverna? Yo creo que el "hecho" de que tanto el holograma como la caverna nos impide ver o descubrir la auténtica realidad de la existencia en el más amplio y profundo sentido del concepto. Ambas metáforas -si es que el paradigma holográfico puede ser definido así y no como una teoría- representan un velo que únicamente nos consiente distinguir una parte, quizás ínfima, de la realidad, a la que deberemos acceder inevitablemente a través del conocimiento, tal y como hacen hoy día los científicos, y tal y como propuso Platón desde la filosofía. Y el castigo al que los científicos y pensadores más innovadores o ensoñadores están sometidos por parte de sus colegas, también puede extrapolarse al castigo que le sería infligido al hombre que se zafó de sus cadenas en la caverna para regresar con la "revelación" a la misma y transmitirla a los que seguían encadenados allí.


imagen obtenida en davidgoodehill.com
Finalmente, si como parece apuntar el paradigma holográfico, el universo es un "todo" imbricado desde la partícula más pequeña hasta la galaxia más gigante, y que todo forma parte de un mismo organismo fundamental donde el presente, el pasado y el futuro coexisten al mismo tiempo, entonces la idea platónica de la inmortalidad del alma, luego recogida por el cristianismo, no es tan desatinada, sobre todo si fuera cierto aquello de que la energía ni se crea ni si destruye, solo se transforma de un tipo de energía a otra. Y por energía alguien puede entender el alma, o las partículas subatómicas. No sé, tal vez me he liado.


Carlos Benítez




Descárgate este artículo en pdf aquí: el guelde en la cazuela

Lecturas vinculadas:



No hay comentarios:

Publicar un comentario