viernes, 10 de enero de 2014

Encuentro con Pilar Escalona


Encuentro con Pilar Escalona


Pilar Escalona en la presentación de El envío Turco
Lluvia, algo de frío, y gente, mucha gente, despeñándose por los pasillos y estanterías de la librería Lemus de La laguna un cinco de enero, la que da a la Avenida Trinidad, a eso de las seis de la tarde. Los best sellers, que también son libros, los libros para críos, que también leen, y toda suerte de productos literarios navideños consagrados a la cocina, los viajes o a la vida de tal o cual Vip, que tiran del negocio. Y en medio de todos ellos, El envío turco, y su autora, Pilar Escalona, apostada al otro lado de una mesita de madera que contenía cinco o seis ejemplares aguardando a ser firmados y legítimamente vendidos.
Yo buscaba un libro sin nombre para mi madre, nada en la mente que me sugiriese un estilo u otro, solo que fuera un libro, en realidad una novela, nueva, inédita, original, y no como mis últimas adquisiciones de segunda mano, igualmente valiosas, literariamente hablando. Y ahí estaba El envío turco, y sus trecientas cincuenta páginas, y también su autora, con traza de escritora curtida, y no es un sarcasmo, realmente me dio esa impresión, que sabía por qué estaba allí y de qué iba todo esto de escribir para otros y luego competir con los centenares, miles, quizás decenas de miles de otras muchas obras que la circundaban a ella, y a su libro, de las editoriales Aguere e Idea, aunque ella es de Logroño, la escritora, con muchos años en Canarias, y el contexto de su libro Turquía, y también Canarias.


El envío turco (Pilar Escalona)
Pero yo no lo he leído, de momento. Dije que buscaba algo para mi madre, y tiempo tendré cuando ella se lo acabe y me lo preste para después terminar quedándomelo yo, que para eso soy su hijo, el que escribe. Sí, en efecto. Tal vez por solidaridad de escritor al haberme visto en situaciones parecidas aunque todavía no iguales, o puede que por curiosidad, así me acerqué a ella y a su libro, pero seguramente por el argumento de una obra que parece prometer, además de por una maquetación bonita, me decanté por llevar conmigo El envío turco y no cualquier otro, y repito, había muchos, solo que eran de anónimos, a pesar de llevar impresos sus nombres en grandes letras  bañadas en oro. No me entretengo más. La sinopsis textual de El envío turco es la que sigue:

En Tenerife y Las Palmas tienen lugar sucesos misteriosos. En ellos se ven afectadas personas que sólo tienen en común haber coincidido en un reciente viaje a Turquía. El capitán Perdoma, hábil investigador de la Guardia Civil de Tenerife, tratará de resolver el enigma que conecta Turquía con robos y asesinatos producidos en Canarias y con la presencia en las islas de un extraño y escurridizo delincuente brasileño.

Y Pilar Escalona también dispone de un blog, que es http://entreletrasyalisios.blogspot.com.es/ Ahí queda.

Entiendo que el libro se puede encontrar en las librerías, al menos en las de Canarias.


2 comentarios:

  1. Me alegro infinito haber estado esa fría tarde lagunera en la librería Lemus para firmar libros. Celebro haber contactado personalmente con lectores, escritores y amantes de la literatura en general. Opino que constituye algo fundamental el contacto entre el escritor y el lector. Ese encuentro posibilita un acercamiento cálido a la obra literaria, así como un medio de dar a conocer argumentos y detalles surgidos en la elaboración de la obra. Se posibilita contrastar ideas y crear vínculos. La literatura se humaniza, se personaliza, se deja sentir como algo muy próximo y cercano.
    Gracias por apostar por "El envío turco". Lo que más deseo ahora es que no les defraude ni a tu madre, ni a ti. Espero impaciente que la lean y disfruten con ella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues creo que ella ya lo empezó a leer! Así que ya te diré. Y ningún libro defrauda, mucho menos uno con vínculos con canarias como es el tuyo. Lo del contacto entre escritor y lector, tienes toda la razón. Poco a poco voy entendiendo que ese contacto es clave para ir mejorando en todos los aspectos, si no, uno puede llegar a perder el norte (¿por qué se dirá el norte y no el sur...? ¿o el oeste? ¡Un abrazo, Pilar!

      Eliminar