martes, 7 de enero de 2014

Reseña: El bazar Tenifer


El bazar Tenifer

Reseña


Universidad de La Laguna (Tenerife)
En la ciudad universitaria de San Cristóbal de La Laguna (Tenerife), y prácticamente adherida al campus central de su universidad, se encuentra la poco habitual Librería Tenifer, quizás de las únicas que existen de esta tipología en la isla, junto con La sala de máquinas, y que también es copistería, es decir, donde los estudiantes acuden en taciturno orden a fotocopiar los tediosos apuntes, o el voluminoso libro de texto, de la igualmente tediosa asignatura (desconozco si este sistema de adquirir conocimiento solo existe en España...), que sus maltrechas economías no pueden siquiera soñar con comprar. 



Como si de un mercadillo se tratase, lo primero que salta a la vista cuando desciendes los cuatro o cinco escalones que dan acceso al establecimiento, es la cantidad y diversidad de títulos que pueblan las estanterías e islas centrales. Un batiburrillo, que sin embargo posee
orden, pues los libros están clasificados por materias, pero que aún así es inevitable el aroma a bazar que desprende esta librería, no especialmente grande, pero tampoco pequeña. Un bazar, o un zoco, no porque su decoración tenga reminiscencias árabes o persas -la ornamentación del local es más bien aséptica-, sino porque uno puede llegar allí y comenzar a oler, manosear, rebuscar o mercadear con libros como si de especias, alhajas o alfombras se tratara. En esta librería no encontrarás el último best seller por el simple hecho de que lo es, sino porque alguien estimó que no era un buen libro o bien necesitaba liquidez y decidió traerlo a Tenifer para darle alguna salida, incluso una oportunidad, o una segunda vida, quién sabe.

En efecto, como habréis entendido rápidamente, ésta es una librería de libros ya leídos, o de segunda mano, no únicamente viejos o antiguos, que también los hay, sino que entre sus filas lo mismo topas con una edición de 1972 de A sangre fría (Truman Capote) que con la novísima trilogía de Los juegos del hambre (Suzanne Collins, 2008). Y digo que destila fragancia a bazar, también por una razón fundamental, y que es el trato que recibe el lector o cliente por parte de Miguel, el librero o mercader. En el ratito que estuve allí la última vez, hará cosa de una semana, me sacó, y además me instruyó, en una decena de libros y autores relacionados con la materia que yo andaba buscando mientras se afanaba casi al mismo tiempo -y es que Miguel estaba solo en ese momento- en atender los ruegos y preguntas de otros tantos usuarios que merodeaban por allí. 

Para conocer el sistema de funcionamiento de la librería, lo mejor es dejarse caer por ella (calle Delgado Barreto, número 36, La Laguna), pero básicamente consiste en llevar tu novela, ensayo, manual, enciclopedia, etc., y llegar a un acuerdo con la librería, aunque el precio lo marca el librero dependiendo del ejemplar traído. Todo queda registrado en papel, así que no debería haber problemas, ni excusas, más allá de los derivados de que tu libro interese o no al lector. Aunque observando la maña con que Miguel me puso por delante siete, ocho o diez -ni me acuerdo- libros potencialmente afines a mis intereses, las posibilidades de colocar tu libro defenestrado (tal vez porque no te quedaba otra) aumentarán sin lugar a dudas.

Carlos Benítez

"Si te apetece compartir en este blog tu librería especial o preferida ¡envíanos tu reseña por correo y la publicamos! (gueldesito@gmail.com)"

Descárgate esta reseña en pdf: el guelde en la cazuela

Y casi se seguro que te interesa ver el siguiente vídeo relacionado:


Lecturas vinculadas:



2 comentarios:

  1. Me produce una gran alegría que dediquen un tiempo y unas palabras a esta singular librería lagunera. Me "tropecé" con ella hacia mediados de los años noventa (si ha llovido, si), cuando salía de la antigua Facultad de Químicas en dirección a la parada de guaguas para tomar la 015 hacia Santa Cruz. De vez en cuando, bajaba sus escaleras y compraba algún manual de química, algún libro de ejercicios de matemáticas, de geología, etc... hoy, casi veinte años después, sigo bajando sus escaleras con cierta asiduidad, si bien ya no buscando libros de ciencias, sino fundamentalmente Historia y Narrativa Histórica (las cosas cambian, si).
    La librería Tenifer es una librería especial y me explico. Cuando vamos a una librería convencional, tipo La Isla, Agapea, Lemus, Universidad... sabemos qué nos vamos a encontrar; las últimas novedades y libros relativamente actuales, de autores conocidos y que están en boga en este momento. Sin embargo, cuando entramos en una librería cuyos fondos son libros de segunda mano, no sabemos qué sorpresas nos puede deparar. Es, en cierto sentido, ir en busca de pequeños y desconocidos tesoros, lo cual nos brinda grandes alegrías, claro que el buscador de tesoros no siempre tiene éxito.
    La librería tiene unos fondos muy amplios y muy bien organizados por temáticas: Historia, Geografía, Derecho, Medicina, Ciencias, Psicología, Arte, Informática, Idiomas, autores clásicos, autores canarios, libros de texto, etc... Puedes encontrar además revistas especializadas (Arqueología, Historia, Geografía...). Generalmente se encuentran en buen estado y a un precio muy atractivo (una parte significativa de mi biblioteca procede de allí).
    Después de tantos años acudiendo, suelo realizar la misma rutina: bajar las escaleras, mirar a la derecha, saludar a Miguel, caminar hasta el fondo a la derecha y detenerme en la sección de Historia a ver con qué me encuentro. Luego mirar las revistas especializadas y después deambular por las mesas centrales en busca de algún buen libro de narrativa histórica o cualquier otro que llame mi atención.
    Si no tienen muchos clientes, es agradable pasar un rato charlando con ellos sobre literatura y especialmente con Miguel sobre Historia y modelismo, disciplinas en las que está muy versado.
    También nos permite la posibilidad de dejar allí en depósito libros de los que nos queramos desprender, creo que durante un máximo de dos años, una vez que se produce la venta, nos reporta un pequeño beneficio, al tiempo que proporcionamos a un tercero el placer de adquirir y leer el libro.
    Así que para terminar, si en algún momento se encuentran próximos al antiguo campus de la Universidad de La Laguna y disponen de algún tiempo, les recomiendo que bajen esas pequeñas escaleras hasta la librería, tal vez encuentren un pequeño tesoro.

    ¡Saludos!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberían existir más librerías de este tipo en Tenerife. La verdad es que solo conozco un par de ellas, ambas en La Laguna. Si alguien conoce alguna más por ahí sería muy interesante saber dónde están situadas. Gracias por el comentario Miguel.

      Eliminar