jueves, 9 de enero de 2014

Reseña: Una cuestión personal

Una cuestión personal

Reseña


Kenzaburo Oe

Aislamiento y autoinmolación, vergüenza y humillación, alcohol e infamia, íncubos y súcubos, todos ellos presentes en esta magistral obra de Kenzaburo Oe (1964) y que generalmente asociamos, cuando menos algunos de ellos, y quizás con no poca arbitrariedad desde nuestra auto-condescendencia mediterránea, a la sociedad nipona en forma de execrables diacríticos culturales.

A Kenzaburo Oe (Premio Nobel de Literatura en 1994) lo cité algunas entradas atrás (en Letras y taninos) como una intención de lectura, pero solo ahora, tras dar cuenta del libro, estoy en situación de decir algunas palabras sobre él. Y es que a pesar de la crudeza del estilo narrativo del autor y de los hechos que relata, sorprende la naturalidad y espontaneidad cortantes con que aquellos son abordados, reforzando la idea -a mi me lo pareció- de que un texto así solo lo pudo haber parido un escritor japonés y como el corolario, además, de una experiencia personal propia. De otro modo es muy difícil, imposible. Los detalles del descenso a los infiernos interiores (y también exteriores) de Bird, así se llama el personaje principal, son tan profusos y certeros que únicamente pudieron haber brotado de un autor que los haya previamente transitado, o al menos atisbado. 

Sí. Bird es un borracho, aislado y desvergonzado profesor preuniversitario que acaba perdiendo los papeles al conocer que su primer hijo ha nacido poco menos que como un pequeño monstruo deforme del que querrá deshacerse a toda costa. Un subterfugio, enorme eso sí, para abordar cuestiones tan japonesas como el decoro, la vergüenza, la humillación, el honor, el suicidio... apoyándose en el aberrante universo onírico del personaje y en las estrambóticas relaciones humanas (quizás solo apreciables para un occidental) que aquél va tejiendo en su periplo de varios días a los sumideros de una mente alienada.

A pesar de lo grotesco del lenguaje de Kenzaburo (en verdad no del lenguaje sino de la mente de los personajes), sin embargo uno no se queda con ese sabor pérfido en la boca después de haber completado el libro, pues aquel lenguaje está tan bien contextualizado
que en momento alguno puede decirse que desentona o se convierte en gratuita, exagerada y estridente blasfemia. Sentimientos, emociones, pensamientos y actos duros, y viles, no es, entonces, sinónimo de literatura dura o irreverente, y que a mi juicio, Una cuestión personal, no sería el caso. Es, por así decirlo, la vida misma, la japonesa, pero tirando también numerosos puentes a la cultura occidental, de tal manera que la cuestión personal de Bird puede ser la cuestión personal de cualquiera de nosotros en algún momento dado de nuestras vidas.


Carlos Benítez

Descárgate el artículo en pdf: el guelde en la cazuela

Lecturas vinculadas:















Vensicrees tapa blanda
Vensicrees ebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario