lunes, 31 de agosto de 2015

Emoción y pensamiento se confunden: "El sueño de Alicia" (Eduardo Punset)

Esperando encontrar teorías de cuerdas, big bangs, cúmulos de galaxias o agujeros negros, sin embargo me topé con redes neuronales, sistemas nerviosos, plasticidad cognitiva y emociones positivas y negativas. Quizás todo está interconectado; de hecho, seguro que lo está. La sinopsis de El sueño de Alicia (una edición de bolsillo del sello de Planeta, Booket) anuncia algo tremendamente "atrevido", y que es compararse con una de las obras más carismáticas de los últimos tiempos, El mundo de Sofía. Ambas comparten un mismo principio inspirador: entreverar narrativa y divulgación científica, y cuyo hilo argumental es enseñar a través de los excelsos diálogos entre maestro y discípulo (...algo que ya hacían los filósofos de la antigüedad). A veces cuesta creer, desde un punto de vista narrativo, que los personajes puedan expresarse del modo en que lo hacen, es decir, de manera tan refinada y certera; pero seguramente es un recurso necesario, una concesión obligatoria que el autor emplea para el buen discurrir del libro y para alcanzar los objetivos que se propone: divulgar la ciencia sin banalizarla.