viernes, 11 de marzo de 2016

Lecturas de Semana Santa: "El Evangelio según Jesucristo" (José Saramago)

Ahora que se avecina la Semana Santa quizás os pueda parecer una buena opción leer El Evangelio según Jesucristo (Saramago, 1991), un relato mundano, muy terrenal, y seguramente más apegado a la Historia y al contexto social y cultural de la época, de la vida y milagros de Jesús, mas le pesara a él tener que haberlos obrado. Al viacrucis de Jesús, es decir, al argumento principal de la Semana Santa, Saramago le dedica, aparentemente, pocas páginas, como si tal proceso fuera menos relevante que otros en el devenir de los "hechos", como la infancia y la primera juventud de Jesús, tratada con detalle en la novela. Sin embargo no es así.

La crucifixión, el símbolo por excelencia del cristianismo, está ya presente desde la primera página del texto, cuando se describe -diría que de manera socarrona- un grabado de Alberto Durero titulado La gran crucifixión; la propia crucifixión del padre de Jesús (¿José?...) marcará su vida, para poco después descubrir, por boca del mismísimo Dios, que también él acabará sus días clavado a dos postes de madera. Dios lo quiso. Un dios más próximo en sus maneras a uno del monte Olimpo griego que a una entidad espiritual de alcance cósmico, y que por tal motivo no invita a uno a hacerse un fiel seguidor de sus intenciones. Incluso Jesús se resistió. ¿Las razones de esas intenciones? Leed el libro de Saramago.

La importancia de la figura de María de Magdala en El Evangelio según Jesucristo, y en el propio Jesús, es incuestionable; tal es así que ella misma cierra este interesante Evangelio del siguiente modo: "Soy María de Magdala y amé. No hay nada más que decir." Yo tampoco añadiré más. Únicamente recordar a las víctimas de los atentados de Madrid tal día como hoy de hace doce años.










Vensicrees tapa blanda
Vensicrees ebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario