martes, 10 de mayo de 2016

9 de mayo, ¿el día de Europa?

La crisis de los refugiados, Schengen en entredicho, la impasible crisis económica, el auge de partidos xenófobos, el brexit (o la salida del Reino Unido de la Unión Europea)... y, pese a ello, ayer 9 de mayo se celebró (o alguien lo debió hacer) el día de Europa. Yo sí que lo celebré, pues fue el día en que nací. También se le entregó a Sofia Corradi, la impulsora del programa de intercambio de estudiantes Erasmus, el Premio Europeo Carlos V por dicho impulso, el que debiera contribuir junto a otros tantos a crear una conciencia europea más allá de una moneda.
A la "Mamma Erasmus" le debo el haber escrito en el año 2006 un libro titulado Los estudiantes erasmus. Proyecciones extraacadémicas de un programa europeo, una versión accesible de mi tesina doctoral publicada por el Instituto Andaluz de Juventud. El libro tenía como objetivo explicar cómo el programa Erasmus estaba (y creo que aún lo está haciendo) contribuyendo a generar algo así como una identidad europea, una identidad que actualmente parece estar más en entredicho que nunca. Este es el enlace al pdf del libro, por si alguien quiere conocer algunas de las claves de la construcción europea; una construcción que parece venirse abajo por momentos si no se entiende que Europa debe intentar ser algo más que un euro.

Sinopsis: El programa Erasmus, al igual que el programa Leonardo, el programa Juventud y tantos otros tienen como objetivos últimos la construcción de la Europa de los ciudadanos, la cohesión social, la potenciación de la identidad europea, la homologación de los distintos sistemas y niveles de educación, la convergencia de todos en un espacio común de valores, cultura, trabajo, ocio, ……pero sobre todo convertir a los jóvenes en protagonistas principales, en actores comprometidos de esta difícil pero apasionante aventura que es Europa. La puesta en marcha de instituciones, estructuras políticas, normativas comunes, mecanismos de control etc. ha sido un trabajo de “ingeniería política” imprescindible para sentar las bases de este proyecto del que la inmensa mayoría de los ciudadanos ha quedado al margen. Igualmente el largo, costoso y solidario camino recorrido para una equiparación de los niveles de renta, de infraestructuras de comunicaciones, de procesos de producción entre los diferentes Estados miembros a medida que se iban incorporando a la Unión, ha acortado considerablemente las distancias materiales y generado un espacio económico común y la eliminación de todas las fronteras que impedían o dificultaban la libre circulación de mercancías, capitales y personas. Pero toda esa tarea hubiera sido insuficiente y efímera si no se hubiera sabido buscar la implicación, el compromiso, la participación activa de la ciudadanía y especialmente de la juventud y se hubieran acortado las distancias entre los ciudadanos, acercándolos, facilitando su encuentro, derribando barreras psicológicas, prejuicios, estereotipos, suspicacias, recelos…. Haciéndolos cómplices de un mismo proyecto, partícipes confiados en una tarea común: la de convertir a los habitantes de los estados europeos en ciudadanos de Europa. La mirada atenta y rigurosa, la observación metódica y la valoración sistemá- tica de las pautas de comportamiento, de las redes de relaciones de los jóvenes participantes en unos de estos programas de movilidad para jóvenes estudiantes Erasmus, es en síntesis el objetivo del trabajo que publicamos. La constatación de los cambios experimentados, tanto individualmente como en los grupos analizados, a lo largo del proceso de llegada, adaptación, integración, asimilación…. en relación con las motivaciones de partida, con las expectativas iniciales, suponen sin duda un magnífico instrumento de contraste. Esta evaluación del impacto real que el programa Erasmus tiene en los jóvenes participantes, sus familias, sus compañeros y amigos y el impacto entre los jóvenes de la comunidad de acogida, alumnos y profesores, es un enriquecimiento recíproco de larga duración. Esperamos especialmente que esta publicación en manos de los informadores juveniles, agentes, mediadores, educadores, dinamizadores….resulte eficaz para una mejor y más completa información y asesoramientos sobre la realidad del programa. (Por Antonio Vera Oliver, Jefe del Servicio de Programación e Información Juvenil del Instituto Andaluz de la Juventud.)



Vensicrees tapa blanda

Vensicrees ebook

No hay comentarios:

Publicar un comentario